España, el bello país del vino y las canciones

Nuestra aventura empieza en Huesca, decidimos ir a este destino para desconectar y poder disfrutar de una escapada con nuestra perra. POR CIERTO OS LA PRESENTAMOS, ESTA ES PEPA.

Nos informamos de todas las rutas que podíamos hacer por esa zona y escogimos un apartamento donde aparte de aceptar animales, nos permitía ir a la ruta que queríamos hacer y también escaparnos a Francia un día .

Nos alojamos en Plan un pueblecito muy pequeño, en el apartamento PirineosNature Apartments. Sinceramente una de los mejores alojamientos que hemos estado, con chimenea y jacuzzi, un lujo vaya. Entre tantas rutas escogimos la más famosa, la BASA DE LA MORA, donde la dificultad es media en invierno, nosotros sinceramente la encontramos difícil por la cantidad de nieve y hielo que había en el camino… Empezamos la ruta en Saravillo, encontramos una ventanilla cerrada donde un cartel nos informaba que había hielo en la carretera. Si no tienes cadenas llega un momento donde tendréis que hacer la caminata desde más abajo. Al empezar a subir enseguida nos dimos cuenta que si, el cartel tenia razón, había hielo en la carretera, aparcamos en una esquina y empezamos la subida. A unos 5km encontramos los carteles de la ruta, así que empezamos andar.

Los arboles nevados, las pisadas en la nieve de animales y ver nuestra perra correr en ese entorno tan blanco nos cautivo. Pasamos altibajos en el camino ya que hacia el final los caminos estrechos y con hielo nos hicieron pasar varios malos ratos, incluso, Jordi llego a caerse !!! menos mal que sus reflejos reaccionaron y se cogió a un árbol, todo quedo en un susto. Pero todo sufrimiento tiene su recompensa ya que al fin llegamos a la Basa de la Mora. Nos dejo sin palabras, no sabemos si por el cansancio o por las vistas tan impresionantes que teníamos enfrente nuestro.

Comimos en esa explanada callados solo mirando a nuestro alrededor no podíamos parar de observar esa belleza. Aun sin ir preparados conseguimos llegar, estábamos muy felices pero nos tocaba volver antes de que la noche llegara. La bajada fue mas sencilla pero estábamos tan cansados que se nos hizo un poco pesado. Fue una experiencia increíble pero recomendamos que si vais en invierno llevéis un buen calado, en verano creemos que sera bastante más sencilla.

1 Comentario

Dejar respuesta

Comenta!
Entra tu nombre aquí